07 junio 2007


8 comentarios:

All Blog Spots dijo...

nice blog

Fer Caleb dijo...

¡Mis viejos pasaron su noche de bodas allí! Pobres, se casaron en pleno quilombo porque coincidieron con el derrocamiento de Perón en el 55 y la fiesta tenía que ser de día por el toque de queda, no fue casi nadie porque los puentes estaban cortados, etc. etc.
Qué paquetería, noche de bodas en Constitución, pa que aprenda la gilada que se va al Caribe!

¡Guarda que si seguís sacando fotos p'arriba te vas a caer en un pozo!

Cienfuegos dijo...

Que mejor imagen publicitaria que esa?
Esta en funcionameinto ese hotel todavia?
Si esto es así, que esperás para venderle esa foto en millones?

chino black dijo...

noooooo! me rompiste el corazon con esta foto!! es genial, preciosa!!!! me hace recordar Happy Together" de WONG KASR WAI
que nostalgia!!!!!!

Humberto Acciarressi dijo...

Anais: Pasé y, por suerte, levanté la vista. La foto bien podría ser el afiche de una pelicula como el Hotel del Millón de Dólares, de Wim Wenders. ¿Me dejás subirla en mi blog, obviamente citando tu nombre, con un texto? Se trata de A través del Uniberto. La URL es: http://atravesdeluniberto.blogspot.com/ Veo que, además de éste, administrás otros, que ya mismo paso a recorrer. Un cariño.

anais dijo...

Humbreto:
Fui a visitarte a tu Blog, pero no admitís comentarios, a si que va mi respuesta desde aquí.
No hay problemas, cite la foto, no más. Para eso están las imágenes, para que circulen.

diario de una poeta mala desde Irlanda dijo...

pero que imagenes que tiene
esas fotos estan alucinantes

Anónimo dijo...

Excelente fotografía!!
Eso de mirar el cielo por entre la ciudad, me recuerda cuando estuve en Lapa, Rio: esos tremendos tótems de hormigón en cada alzar la mirada. Es inevitable no quedarse recorriendo con la vista los edificios. Y curioso me pareció ver grafitis tan altos como casi imposible determinar cómo subieron y los hicieron. Uno puede decir que es una ciudad que vive con su altura, hasta en lo que por costumbre uno conoce como "marginal"; no así como ocurre en ciudades "achatadas", por ejemplo las ciudades chilenas, en comparación, pues estas expresiones, grafitis, no sobrepasan el horizonte medio del transeunte, con el ojo que va simplemente rutinario. Al atajo, sólo se imponen los gigantes paños publicitarios como una frívola compañía para acercarse inevitablemente al centro, que es comercial.

Agradecidos de tus fotografías
un saludo
Comunidad Viabinaria
http://viabinaria.blogspot.com